Durango

Cierra los ojos un momento e imagina un edén rodeado de sierras verdes, cascadas y ríos en perfecta armonía y proporción de desierto. Se trata de Durango, Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, que además es un tesoro colonial y un destino que tiene una vasta oferta cultural.

Cierra los ojos un momento e imagina un edén rodeado de sierras verdes, cascadas y ríos en perfecta armonía y proporción de desierto.

Se trata de Durango, Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, que además es un tesoro colonial y un destino que tiene una vasta oferta cultural; lo que quieras hacer lo puedes hacer aquí desde disfrutar haciendo una caminata por su centro histórico, que por cierto es un deleite arquitectónico.

En sus calles encontrarás más edificios históricos que en cualquier otra ciudad del norte del país.

Cuando visites Durango no dejes de visitar el parque ecológico el Tecuán o dar un paseo por el teleférico que te hará disfrutar de una incomparable y espectacular vista del centro.

De épocas y estilos arquitectónicos tan distintos como admirables, los templos de la capital duranguense encierran historias, devociones, enigmas y misterios.

En el centro de la ciudad de Durango encontrarás alrededor de una decena de templos, pero La Catedral Basílica Menor es la más representativa, y además de su magnífica presencia, encierra la leyenda más tradicional de Durango: la historia de la Monja Beatriz cuya silueta se dibuja en las noches en una de las torres, en espera de su amado. ¡Descúbrela desde el mirador aledaño!

El Centro Histórico duranguense alberga diversos museos con temáticas muy variadas desde historia, arqueología, minería, arte sacro, arte funerario, uno dedicado a la vida del General revolucionario Francisco Villa y El Bebeleche, museo interactivo especial para los pequeños, aunque también lo disfrutan los grandes.

ORÍGENES

Los primeros pobladores fueron indígenas seminómadas: acaxas, xixenes, tepehuanos y zacatecos, que subsistían a base de la caza y de la recolección de nopales, órganos, mezquite y algunas hierbas. Posteriormente empezaron a cultivar maíz, frijol y chile.

En la actualidad se siembra tabaco, camote, maíz, chile, frijol y calabaza, además de muchos árboles frutales, como granada, membrillo, durazno, chabacano, perón y manzana. También se crían cerdos y ganado vacuno y lanar, por lo que se elabora mucho queso.

Hay una gran tradición familiar en la preparación de conservas dulces, como los orejones de manzana y membrillo, las “cajetas” y jaleas de membrillo y perón, los coradillos, la conserva de higo y los duraznos secados al sol.

SABORES TRADICIONALES

Algunos platillos típicamente durangueños son el caldillo, el asado de bodas, los chicharrones de vieja (carnitas de chivo), las enchiladas de cacahuate y de leche, el pipián rojo (chile, semillas de calabaza y maíz), la barbacoa de olla, los frijoles blancos (patoles) guisados con chorizo y tornachiles, las panochas –tortillas de harina– de sal y de dulce, las gorditas de nata, las gorditas de maíz rellenas de guisados, los tamales de chile colorado y de dulce, los atoles, el champurrado, las torrejas con miel de maguey, el camote y la calabaza en miel de piloncillo, las palanquetas de nuez, las empanadas de chilacayote, el pan de pulque, las semitas de anís, los rollos de camote, el camote con coco, las gorditas de cuajada (frutas de horno), los buñuelos, el arroz con leche, el rollo de dátil y nuez, los tacos de alacrán (platillo de reciente creación) y como bebida espirituosa el mezcal. Como puede verse, no falta nada para deleitar el paladar de los visitantes.

A continuación te dejamos algunos platillos de los más populares en el Estado:

Caldillo durangueño

Platillo emblemático de la cocina duranguense que forma parte de la tradición de caldos serreños.   Carne seca, chile pasado, cebolla y ajos, son los ingredientes del caldillo endémico y tradicional; aunque la receta ha sido modificada remplazando los ingredientes originales por otros que son más fáciles de conseguir.  Su creación como la de muchos otros caldillos tradicionales fue en la búsqueda de platillos que menguaran un poco los climas agrestes de la vasta sierra duranguense. Este exquisito platillo podrás degustarlo en fondas y restaurantes a lo largo del estado.

Gorditas

Es cierto que se pueden conseguir gorditas a lo largo del país; pero en ninguna gastronomía nacional las gorditas tienen tanta relevancia como lo tienen en Durango. Originalmente, la gordita fue elaborada con el fin de proteger el guiso que daban las campesinas a sus maridos para ser consumidas en la hora del descanso de la labor (milpa). Al ser un antojito práctico y delicioso no tardó mucho en extenderse por todo el país.  Las podrás encontrar en cualquier rincón del estado, pero se destacan las elaboradas en el municipio de Nombre de dios, particularmente las elaboradas por doña Leja, punto obligatorio para visitar y degustar estas preparaciones.  Asado Rojo, discada, huevo perdido, chicharrón prensado, huevo verde, son algunos de los deliciosos rellenos tradicionales de las gorditas.

Queso añejo

Durango tiene una gran tradición como productor de lácteos y sus derivados. Existe una gran variedad de quesos, la mayoría elaborado con técnicas heredadas de los españoles; aunque también destaca el queso Excélsior producido en las comunidades menonitas duranguenses, la segunda más numerosa del país. En las rancherías se acostumbra subir el ganado a pastar a las montañas en la temporada de lluvia y dentro de pequeñas chozas cercanas a las áreas de pastoreo se elaboran productos como la cuajada, requesón, crema y por supuesto queso ranchero.  Hoy en día se puede conseguir queso ranchero fresco, añejo y enchilado en la mayoría de los mercados tradicionales, en tiendas especializadas en productos duranguenses e inclusive en supermercados de todo el estado.

Mezcal

7 estados de la republica tienen la denominación de origen en la producción de esta bebida precolombina, pero como el de Durango ninguno. Y es que son varias las características que vuelven único al mezcal duranguense, desde que es elaborado mayormente de forma artesanal, que el agave es endémico de la región (agave Durangensis), y al sabor peculiar que genera el método de cocimiento de las piñas del agave.  De sabor intenso, pero completo en aromas y sabores a humo, madera y quiote, es un deleite solo o acompañado con un poco de naranja.

Chile pasado

Originario del norte del estado, este  artesanal producto es utilizado en  la elaboración de gran variedad de guisos;  prueba de ello es su presencia como ingrediente esencial del caldillo durangueño original. Debido a su elaborado método de preparación tiene un sabor único, ahumado, dulce y fácil de combinar. El chile pasado es endémico de la zona y será difícil conseguirlo  en otras partes de México;  por lo cual, si estas de visita en la ciudad de Durango no olvides acudir a los mercados de abasto y comprar este delicioso producto ancestral.

Discada duranguense

Este delicioso platillo debe su nombre a que se preparaba sobre un disco para arar la tierra a la hora del descanso. Es muy popular en los estados del noreste mexicano;  aunque varía la receta entre regiones.  En Durango,  la diferencia principal radica en que se elabora con carne molida; también es de destacar que es un relleno tradicional  para las deliciosas gorditas.  Siguiendo con la tradición norteña, la discada se consume principalmente los fines de semana para festejar algún evento familiar, deportivo o simplemente por convivir entre amigos,  claro,  acompañado de alguna cerveza.

Destinos turísticos

Algunos de nuestro lugares que puedes visitar