Yucatán

El estado de Yucatán te encantará en todos los sentidos; es la puerta de entrada al mundo maya, la tierra de suculenta gastronomía, el lugar donde te cautivaremos con un ambiente acogedor y amable, y con un clima cálido y unas temperaturas que invitan a vivir las vacaciones.

La historia de Yucatán propiamente dicha, empieza a partir de la conquista española, en la primera mitad del siglo XVI. Antes de eso, el territorio que hoy se denomina Península de Yucatán, era un espacio territorial en el que se desarrolló, probablemente por más de un milenio, el pueblo y la Cultura Maya y que fue llamado por los propios mayas, el Mayab. La palabra Mayab, ma’ya’ab, significa: pocos, no muchos; el lugar donde hay poca gente o de gente escogida.
En el pasado remoto, hace 65 millones de años, a finales del cretácico, en el norte de la región peninsular, cayó un meteorito o una fracción de él, que produjo una catástrofe mundial al hacer desaparecer a los dinosaurios de la faz de la tierra y provocar el denominado Cráter de Chicxulub.

Se cree que su nombre proviene de alguna confusión entre mayas y españoles, cuando los últimos malentendían lo que los primeros les decían. Sin embargo, el confuso nombre de este territorio no importa cuando descubrimos que en él se localizan grandes ciudades mayas habitadas por muchas generaciones de indígenas mayas, incluso en el momento de la llegada de los conquistadores.

El control de la región de Mayapán lo tuvieron durante los siglos X al XII las tres ciudades más importantes de la zona, Uxmal, Mayapán y Chichen-Itzá. Pero la ambición por el poder generó una lucha interna que en 1441 acabó con la región de Mayapán y sus grandes ciudades, dando paso a la conformación de pequeños señoríos.

Esta nueva estructura social facilitó el trabajo de los españoles quienes, apostados en tierras vecinas de Campeche, pronto tomaron control de esta parte de la península, al mando de Francisco de Montejo el Mozo, también fundador de la villa de Campeche.

Cuando los conquistadores llegaron a la ciudad maya T´ho, fundada en 1240, descubrieron restos de construcciones similares a los de arquitectura romana encontrados en la ciudad de Mérida, España; así, en su tercera expedición a territorio yucateco el 6 de enero de 1547, fundaron la nueva capital de la región, Mérida.

Con los restos de la antigua ciudad maya, se dedicaron a construir los cimientos de la nueva capital colonial. La cual no recibía órdenes de la capital establecida en México, sino de la audiencia establecida en Guatemala, dando inicio a la historia de aislamiento que el estado siempre mantuvo del resto del país mexicano.

A pesar del rápido control que los españoles obtuvieron en las principales zonas del territorio, comunidades mayas que se resistían a ser sometidas se mantuvieron en pie de lucha hasta 1697, cuando el hombre blanco ganó control de Petén Itzá.

Al término de la Guerra de Independencia (1821), comenzaron los conflictos políticos del nuevo país soberano entre liberales y conservadores, entre federalistas y centralistas. Asimismo, la península rechazó la imposición de un gobierno federal en el país y entre 1821 y 1825, Yucatán se declaró independiente del resto del territorio mexicano. Después, en 1841, se declaró de nuevo un estado independiente mientras el territorio mexicano no se constituyera como república. Esta nueva independencia duró 2 años.

En 1847 el sureste mexicano se vio sumergido en la rebelión indígena conocida como la Guerra de las Castas, en la cual los mayas se sublevaron al gobierno de los “blancos” en un intento por retomar la libertad y el control de sus tierras.

Y por si esto fuera poco, en su interior, Yucatán y Campeche también mantenían innumerables disputas de carácter económico; hasta que el 3 de mayo de 1858 se firmó la separación de ambos territorios; la cual no fue reconocida oficialmente sino hasta 1863 cuando su soberanía fue ratificada por el entonces Presidente Benito Juárez.

Durante la época del porfiriato florecieron en Yucatán las haciendas y el comercio; sin embargo, es también durante su dictadura que se separa el territorio del hoy estado mexicano de Quintana Roo.

Los yucatecos han sabido integrar sus creencias, celebraciones y costumbres de antaño como parte fundamental de su vida cotidiana, y así crear un sincretismo mágico y más vivo que nunca. Las artesanías, la gastronomía, la música y el folclor, enmarcados en un ritmo de colores, sabores, sonidos y texturas, son la prueba irrefutable de una tierra culta que encanta y recibe con los brazos abiertos a todos los visitantes. Es el destino cultural por excelencia.

En cada pueblo y comunidad del estado existe un abanico multicolor de la herencia histórica de los mayas en la vida cotidiana del yucateco. Lo anterior brinda al visitante la oportunidad única e inigualable de la convivencia con los usos y costumbres de los pueblos mayas, sin dejar a un lado fiestas, tradiciones y lugares culturales. Un ejemplo es el Hanal Pixan, banquete que se ofrece en honor de las almas o seres queridos que han muerto, es una celebración a la par del Día de Muertos en México, pero con las costumbres mayas.

Algunas de las manifestaciones de la cultura yucateca que no debes perderte son: la jarana, la vaquería, el traje típico, la trova yucateca, las leyendas, la arquitectura de sus casonas y haciendas y muchas más.

Visitar Yucatán, es hacer un recorrido de colores, olores y sabores, pues la mezcla de los ingredientes utilizados para la creación de los muchos platillos que integran su gastronomía, se convierten en los guías de un recorrido culinario para los amantes de la buena comida. La cebolla morada, tomate y cilantro, o condimentos y especias como la pepita de calabaza, orégano, chile dulce, achiote, chile xcatic, chile habanero, chile max y cítricos como la lima y la naranja agria, le dan ese sazón único y especial a la comida de este Estado, mismo que alguna vez fue conocido como "la tierra del faisán y del venado".

La gastronomía yucateca es el resultado, en buena medida, de su antiguo aislamiento del resto del país y de su constante trato, a través de sus puertos, con Europa, Cuba y Nueva Orleans. Hoy en día la cocina yucateca se sigue consolidando como una de las más variadas y emblemáticas de México, acumulando premios por la calidad y sabor de sus platillos.

• Nombrada Patrimonio Cultural Intangible de Yucatán desde el 2013.

• Mérida fue designada en 2019 por la UNESCO como parte de su Red de Ciudades Creativas en la categoría de gastronomía.

Que no se te pase probar, algunos de los más emblemáticos como lo son: La sopa de lima, los panuchos, los salbutes, el relleno negro, las empanadas de chaya y queso de bola, el relleno blanco, el queso relleno, el tzic de venado y el pescado en Tikin-xic … Si tu visita es durante el periodo de la celebración a los Muertos o Hanal Pixán, podrás probar el delicioso mucbipollo o “Pib”, y para acompañar, un vaso grande de agua de piña con chaya o de pitahaya, dependiendo de la temporada.

Destinos turísticos

Algunos de nuestro lugares que puedes visitar